Marea Roja

Quiénes somos

Marea Roja

» La marea roja comienza cuando las personas desempleadas nos damos cuenta que nuestra situación no es temporal y tampoco lo es nuestra marginación. Cuando percibimos que si nos movemos algo puede cambiar. Cuando nos damos cuenta que somos muchas y no tenemos nada que perder. Cuando asumimos que tenemos mucho tiempo para actuar y ha llegado la hora de salir a escena. Que tiemble el sistema, pues la Marea roja ha iniciado su marcha.»

Marea Roja nació en Alicante prácticamente al mismo tiempo que Toma la Plaza y al socaire de la misma; el objetivo era aglutinar a los parados para paliar su situación; se inició con «Los lunes al sol», donde la gente se reunía para hablar de sus problemas e intentar buscar soluciones a los mismos. Poco después, se inició el grupo de trabajo por la Renta Básica de las Iguales; hicimos un trabajo enorme intentando explicar a la gente en qué consistía esto de la Renta Básica; contactamos con Parke Alkosa y con Baladre, y con otros grupos que también trabajaban el tema por todo el país, e iniciamos en Alicante la campaña por la ILP de la Renta Básica, teniendo el honor de ser el grupo que más firmas presenciales obtuvo.

Actualmente

Ahora, y desde hace tres o cuatro años, estamos trabando dos frentes principalmente, a saber: la gentrificación del barrio de Carolinas, en riesgo inminente de perder a toda su gente, porque hay algunos empeñados en hacer negocio a toda costa y utilizando métodos no éticos -cuando no inmorales e ilegales- como acosar y amenazar a las personas que allí viven, y la ley de Renta Valenciana de Inclusión -RVI- que no se cumple y que ha llevado a tener que realizar acciones para exigir que se cumpla.

Y, evidentemente, seguimos trabajando por la Renta Básica de las Iguales.

Panacea

Ingreso Mínimo Vital. Panacea no, migaja.


Perdonen que no nos sumemos a la fiesta. Las Rentas Mínimas de Inserción no se inventaron ayer, se vienen experimentando con ellas desde 1988 en Francia. En el estado español cada autonomía ha ido probando diferentes modelos para las Ayudas de Emergencia y Rentas Mínimas. Obvio que mejor que existan que el que nos dejen morir, pero de ahí a celebrar esto como el fin de la pobreza pues hay un abismo.
De hecho todas estas migajas… Sí, migajas. Sí, migajas, ha leído bien. Migajas en comparación con: el presupuesto militar y represivo, la financiación de la corona y de la iglesia católica, con el fraude fiscal, con la evasión en paraísos fiscales, con los rescates millonarios a la banca… Estas migajas nos las venden como el pan para ocultar a los dueños de la panadería.
Nos ponen la zanahoria en los ojos, para ocultar la idea real de un reparto de la riqueza. Esta medida paliativa no apunta hacia la Justicia Social, si no que va acompañada de otras medidas complementarias que pasan por un cambio del modelo productivo y por una fiscalidad progresiva.
En cuanto al cambio de modelo productivo, de lo que hablamos es de recoger las propuestas que se están haciendo desde las economías feministas, el movimiento de la economía transformadora y social, del cooperativismo, del bien común… y eso pasa por apostar por un tejido que atiende a todos los elementos de la producción y reproducción de la vida. ¿Qué se (re)produce? (Que sea socialmente útil y libre de explotación de animales humanos y no humanos.) ¿Cómo se (re)produce? (Condiciones. Cuidado del entorno y de las personas trabajadoras). ¿Cuál es el recorrido de lo que se (re)produce? (Vida de lo (re)producido. Reducir impacto medio ambiental y eliminar la explotación de animales humanos y no humanos. Ciclo vital). Así como en definitiva apostar por economías que pongan la vida en el centro.
La fiscalidad pasa por una cuestión sencilla y clara de justicia social, quiénes más tienen, más contribuyen. No tocar  a Florentino Pérez, a Amancio Ortega, a la familia Botín.. a las Sicavs, a la Iglesia Católica, al gasto militar… es toda una voltereta que nos oculta la realidad de injusticia social que vivimos.
Hay que apostar no por “ayudas” sino por Derechos Sociales;  esas ayudas condicionadas e insuficientes nos hacen sentir siempre en deuda y no nos dan libertad para emanciparnos. Nos mantienen en la incertidumbre de la precariedad continua, en el miedo que supone estar a merced del terrorismo patronal o en el “infierno” del desempleo.
¿Qué va a pasar con todas las personas que se queden fuera de esta medida paliativa? Esta medida no tiene en cuenta la diversidad de situaciones que no vienen contempladas dentro de su norma, dejando fuera contradictoriamente a las personas más vulnerables y que más necesitan ser cubiertas: migrantes a las que no se les permite regular su situación; personas hacinadas bajo un mismo techo que no conforman unidad de convivencia alguna; o a las que no se les permite empadronarse en el domicilio que habitan; o las que directamente no tienen casa, etc…
No se puede salir de la exclusión generando exclusión.
Políticamente este experimento a costa de las vidas de las más empobrecidas vendido como la panacea a largo plazo nos puede costar muy caro ya que puede suponer un lastre enorme para el camino de la Renta Básica de las Iguales.
Seguimos luchando por la Renta Básica de las Iguales, porque es el único modelo que habla del reparto de la riqueza como una herramienta para salir de la locura del capitalismo patriarcal y colonial. Porque nos da colores para dibujar un horizonte de salida de un sistema depredador con el medio ambiente y con las personas. Sin condiciones ni controles, que sea suficiente para poder vivir dignamente, para todas las que la quieran o necesiten, y que no esté sujeta a ningún “núcleo” familiar, ni de convivencia…
La Renta Básica de las Iguales implementando el “Fondo de Renta Básica” coloca una visión comunitaria, que posibilita que sean las vecinas las protagonistas de la transformación social de sus pueblos y barrios.

No queremos la migaja, queremos el pan para autogestionar la panadería. Ahora es tiempo de Renta Básica de las Iguales.

Afectados por los retrasos de la RVI consideran que hay un «boicot» por parte del Ayuntamiento de Alicante

https://cadenaser.com/emisora/2020/02/16/radio_alicante/1581861161_509629.html?ssm=whatsapp&fbclid=IwAR25v4sLku6w8DlQu_Y1nQeubn-esGEmrll45oYq6JHpzmaVT7UpIihEHQo

Este próximo jueves 20 de febrero han convocado una concentración en la Plaza del Ayuntamiento de Alicante para protestar por el inacabable caos de la RVI

Los afectados por los retrasos de la Renta Valenciana de Inclusión han vuelto a convocar una concentración la semana que viene contra el inacabable caos en el pago de esta ayuda. Consideran que la gestión de esta ley sigue sin mejorar.

La protesta será el próximo jueves 20 de febrero a las 11 de la mañana en la Plaza del Ayuntamiento y donde se darán cita afectados llegados de todos los puntos de la provincia.

Recordamos que esta semana, Ayuntamiento de Alicante (el encargado de la gestión administrativa) y Conselleria (la encargada del pago) se culparon mutuamente de los continuos retrasos. La concejala de Acción Social, Julia Llopis, acusó a la Conselleria de tener bloqueados más de 1.140 expedientes mientras que desde Políticas Inclusivas aseguraron que el consistorio acumulaba más retrasos.

Fernando Patón, portavoz de Marea Roja, declara que en algunos ayuntamientos como el de Alicante hay un cierto «boicot» a la renta y critica que se pongan más «palos en la rueda». Añade que Llopis miente porque muchos expedientes llegan a la Generalitat a los 10 u 11 meses. A pesar de ello, siguen responsabilizando a la Conselleria de esta situación por transferir la gestión a los municipios y por solicitar numerosa documentación.

Fernando Patón: «Julia Llopis miente porque los expedientes llegan a GVA a los 10 u 11 meses»

Asegura Patón que sigue habiendo casos de gente con trece, catorce y quince meses de retraso o personas que cobraron en Navidad después de 18 meses.

Los afectados han trasladado a la Generalitat que está situción se puede resolver aplicando el «silencio administrativo» por lo menos para cobrar el primer año; en caso de dar positivo seguiría cobrando y en caso de dar negativo, la ayuda se denegaría. «Ello eliminaría una cantidad enorme de atrasos», declara Patón.

Fernando Patón: «GVA debería hacerse cargo de la gestión de la RVI»

La principal solución, aseguran, es que la Conselleria asuma la gestión de la renta a través de oficinas comarcales o en el último extremo por el LABORA. Afirma Patón que los ayuntamientos no tienen que intervenir en una renta económica. También cree que se debería reducir la numerosa documentación a presentar.

Patón afirma que la Generalitat debe dar un golpe encima de la mesa y que no se deje torear por ayuntamientos como el de Alicante.

Campaña contra la gentrificación

¿Por qué una campaña?

La turistificación o gentrificación, o como queramos llamarla, de nuestro barrio avanza, pero algunas personas queremos plantarle cara, defender el derecho a habitarlo, a que nuestras calles no se conviertan en un decorado. Hace un año organizamos un ciclo de cine y la presentación de un libro y ahora volvemos a la carga con este ciclo que hemos hemos denominado “Cine y ciudad: Barrio, vivienda y turistificación».

Las ciudades son el escenario de la vida cotidiana para el mayor número de habitantes del planeta. Al mismo tiempo, las ciudades se han convertido en un campo de batalla entre los intereses económicos y sus habitantes, entre la ciudad-mercancía y el derecho de habitar la ciudad, vivirla, transformarla. El turismo, y los procesos de los que va acompañado, ha hecho que en muchas ciudades la vivienda se haya convertido en una mercancía de lujo y que el conflicto urbano por el espacio vital se haya recrudecido en los últimos años. Pero no sólo el turismo y las nuevas plataformas digitales son responsables de esta forma de explotación urbana. En este ciclo de cine y charlas nos adentraremos en las múltiples facetas que tiene la lucha por el derecho a la ciudad, y cómo podemos aprender a enfrentar estos procesos en cada uno de nuestros barrios.

PROGRAMA

Comenzamos las jornadas el viernes 6 Septiembre a las 21 horas, con la película «Las manos sobre la ciudad» de 1963 y dirigida por Francesco Rosi, con una duración de 105 minutos, y que ganó el León de Oro a la Mejor película en el Festival de Venecia.
El derrumbe de un bloque de viviendas en un barrio popular de Nápoles revela la oscura conexión entre ese trágico suceso y un vasto pelotazo urbanístico a las afueras de la ciudad, con la bendición del poder administrativo.
«Lo peor de la especulación inmobiliaria no radica sólo en la destrucción de la ciudad y en el aspecto caótico que acaba asumiendo, sino también en la destrucción de una cultura, sustituida por otra en la que el ser humano ha perdido su lugar». (F. Rosi)
¿Cómo vive un barrio la transformación de su identidad? A través de la construcción de un bloque de viviendas, esta película nos muestra un paisaje urbano, castizo y legendario que los nuevos tiempos y la especulación inmobiliaria han decidido que tiene que ser derruido. Es el emblemático Barrio Chino de Barcelona, o Raval, objetivo principal de rapaces inmobiliarias y la economía posmoderna que ensalza lo «cool» mientras destruye la diversidad.

Seguimos el sábado 7 de septiembre a las 19 horas con la charla y debate sobre la Ley Valenciana de Regulación de los Pisos Turísticos.

Volvemos el viernes 13 de Septiembre a las 21 horas cuando proyectamos el documental «En construcción». Dirigido en 2001 por José Luis Guerín con una duración de 125 minutos y que fue Goya al Mejor Documental

Continuamos el viernes 20 Septiembre a las 21 horas, con la película «Un verano en Brooklyn», rodada en 2016 por Ira Sachs y con una duración de 85 minutos.
La modernización y gentrificación de uno de los barrios más emblemáticos de Nueva York enfrenta a dos familias, pero en medio se alza la amistad que surge entre los hijos de ambas, ajenos al conflicto de
sus padres. La aniquilación del rostro y la esencia de un barrio es el telón de fondo de un vínculo adolescente que no entiende de economía ni de desahucios.

Reanudamos el viernes 27 Septiembre a las 21 horas con el documental «Tot inclós» (Todo Incluido. Daños y consecuencias del turismo en las islas Baleares). Realizado en 2019 por el Col.lectiu Tot Inclós – 65 minutos
“Un relat contrahegemònic en format documental que presenti la cara oculta del turisme i desmunti la versió oficial sobre els orígens del turisme i els seus suposats beneficis. A causa del consens favorable tant a dreta com a esquerra que ha imperat durant dècades entorn la indústria turística, els treballs crítics amb el turisme són pràcticament inexistents o desconeguts i molt més en l’àmbit audiovisual. Volem així obrir un nou front de denúncia que doni imatge i so a l’ampli ventall de
danys i conseqüències derivades del turisme.”

Y finalizamos el sábado 28 Septiembre a las 12 horas con la charla y debate «¿La ciudad no es para mí?. Turistificación, ciudad y vida cotidiana».

 

 

Porque otro mundo es posible